Querido Yo,

Son las 02:40 horas de la noche del día 7 de enero de 2014. Hace 7 días que comenzó el nuevo año y es ahora cuando vengo a escribir mi despedida para el año que se fue. No he sido tan rápido como el resto de mis contactos en Facebook, que se le va hacer, pero necesitaba estos días para recapacitar sobre ese pasado año que nunca olvidaré.

Se me hace casi imposible comenzar esta carta porque no son pocas las cosas que han pasado en este año, desde luego algunas buenas y otras malas. Es irónico ver como nos aferramos a las cosas malas que nos ocurren y la facilidad con la que parece que olvidamos las cosas buenas. Supongo que, en parte, la finalidad de esta carta es para recordarte lo que has olvidado.

Este ha sido un año de despedidas; de perdidas; de amigos que se han alejado; de disgustos conmigo mismo; de decepciones por no haber conseguido lo que me había propuesto; por no haber perdido esos kilos que me sobran y no haber crecido esos centímetros que me faltan (a estas alturas empiezo a creer que nunca llegaran…); por haber querido y haberme estampado contra la pared; por haber renegado de mi mismo; etc.

Pero sin duda alguna este ha sido un año de experiencias. He conocido a gente increíble y ya forman parte de mi vida; he reconstruido lazos con personas olvidadas y reforzado los que me acompañan; he aprendido y desaprendido (sí, porque desaprender también es algo bueno); he tenido mi primera gran fiesta de cumpleaños; numerosos, a la par de bochornosos, bailes en la discoteca; comencé a escuchar de verdad y a quejarme menos (aun queda mucho por recorrer); comprendí que no estoy solo por mucho que me empeñe en ello; rodé con mis amigos un corto horrible y maravilloso; aprendí a mirar y a sentir como nunca antes lo había hecho; viajé (lo suficientemente lejos como para olvidarme de todo por un instante); subí a Sierra Nevada para hacer una pseudoacampada fotográfica ; me pusieron mi primera multa de tráfico (aunque parezca extraño, lo recalco como algo bueno); me convertí en fotoperiodista deportivo y por ello conocí a un gran amigo; lloré como un niño después de muchos años; rompí las barreras que me aprisionaban y ahora intento avanzar; me estampé contra la pared por haber querido, pero he querido; terminé mi tercer año de carrera y comencé el cuarto; fui fotógrafo de bodas y comuniones, ¡y de profesores! Hice un blog; me atiborré de dulces y comida basura; descubrí nuevos grupos de música y autores de poesía; hice muchas fotografías; me gané el Titán Azul al Mejor Director y se lo dediqué a ese equipo tan especial que estaba detrás. Me monté en trineo y salté a tiempo para no estrellarme contra una moto en la nieve junto con dos de mis mejores amigos; me bañé en aguas cristalinas y caminé por dunas de arena.

Me resulta imposible nombrar todo lo que he hecho o vivido este año porque son incontables. Pero al final de todo, hasta las cosas malas tienen su recompensa (aunque tardemos en verla). No todo lo malo es tan malo ni todo el bueno es lo mejor. Dentro de veinte años nos arrepentiremos más de lo que no hicimos que de lo que hicimos.

Para este nuevo año no pido nada extraordinario, pues si algo he aprendido del anterior, es que cada cosa pasa a su tiempo y querer apresurar las cosas no lleva a nada; la vida avanza sin pausa pero sin prisa, solo tenemos que dejarnos llevar encauzando nuestro camino. Hace un año exactamente, me encontraba durmiendo en la habitación de al lado con la intención de despertar por la mañana y continuar con una presumible patética vida. Hoy, un año después, mi habitación no tiene nada que ver con esa. Hoy se respira otro aire (puede que la varilla de incienso que puse hace un rato tenga algo que ver…) con unas ganas de ver la vida de forma diferente, con ganas de aprender y seguir creciendo, con mucho miedo pero con valentía. Hoy solo es un día cualquiera y poco ha cambiado mi vida con respecto a hace 7 días, al fin y al cabo un año solo es un numero, pero mi perspectiva es diferente y se que el camino es largo y muy duro; si fuese fácil, algo estaría haciendo mal.

Ser feliz es mi meta y ahora se que voy por buen camino.

IMG_0039

Anuncios