Hoy puedo decir lo que se siente cuando llegas a un sitio fabulosamente fotogénico y te das cuenta que no llevas la cámara encima para inmortalizar ese momento. Ha sido una pena porque cuando vi el lugar pensé en la cantidad de horas que podría pasar vagando entre sus detalles, redescubriendo sus secretos. Así que lamentándolo mucho hoy no va a ser el día en que os muestre una fotografía de ese lugar, pero estoy casi seguro de que algún día volveré armado con mi cámara para mostraos lo que yo vi.

La fotografía de hoy es la de uno de los jerbos que tiene mi compañero de piso. Me encantan estos roedores, tan saltarines como amistosos.

IMG_1120

Anuncios